jueves, 28 de marzo de 2013

SEMANA SANTA (o 50 razones para ir a Castilla-León)


1.- Viajar, viajar, viajar. Coger el coche (o el tren o el avión o el barco, da igual) y hacer kilómetros dentro de nuestras fronteras o fuera de ellas (eso también da igual).
2.- Conocer otras maneras de vivir, de comer, de disfrutar, de concebir la vida y, por supuesto, conocer otra forma de vivir y sentir la Semana Santa.
3.- Pasar de nuevo por Navarrete y comer otra vez en El Deportivo y volver a ver a Begoña y a Antonio (se lo recomiendo, son una delicia).
4.- Extasiarse con la imponente arquitectura de la catedral de Burgos, una auténtica joya de piedra: sus muros, sus columnas, sus torres, sus capiteles, sus arcos ojivales, sus arbotantes, su claustro. Toda una muestra del gótico en su máximo esplendor.
5.- Las nubes negras amenazando lluvia.
6.- Las procesiones de Semana Santa: atávicas, misteriosas, devotas, tradicionales.
7.- La cantidad ingente de confiterías tentando al visitante con la ingente cantidad de dulces típicos de esta época. Deliciosos.
8.- El Papamoscas de la catedral de Burgos. Esperar una hora en punto para ver en acción el singular y grotesco personaje en medio de tanta espiritualidad.
9.-. Las cofradías, los auténticos protagonistas de la Semana Santa por estas latitudes. Todo el año trabajando para que su procesión salga a la perfección. Viéndolas de cerca, se entiende tantas lágrimas cuando la lluvia impide que salga su paso.

 la foto.JPG

10.-Los pasos, verdaderas obras de arte preñadas de pasión, tragedia, sentimiento, lágrimas, sangre, pecado, sacrificio y salvación.

la foto.JPG

11.- Los vinos de Ribera del Duero: puro cuerpo. Exquisitos.
12.- La tumba de Mio Cid. La literatura hecha realidad.
13.-Los penitentes, con sus túnicas, sus capirotes y sus cingulos. Morado, blanco, rojo, negro, azul...

la foto.JPG

14.-La imponente catedral de León reflejandose en el suelo mojado de la plaza, un inquietante juego de espejos. Cuanta belleza.
15.-Las bandas de las cofradías, perfectamente uniformadas, un ejercicio de simetría, equilibrio, solemnidad  y compenetración. Todos sus miembros desfilando al unísono, poniendo melodía a la tradición y al folclore.
video


video

16.-Las vidrieras de la catedral de León para embriagarse de éxtasis, magia, historia, color, religiosidad, luz y fe.
17.- La cecina, el jamón, el lomo y el chorizo de León. ¡¡Sin palabras!!
18.- Los tambores retumbando en medio del silencio y de la oscuridad. Sobrecogedor.
19.- El tapeo por el Barrio Húmedo de León: patatas, embutido, revuelto de setas, ¡¡¡y gratis!!! Tres cervecitas y ya comes gratis. ¡¡¡Genial!!!
20.- Lengua de vaca. Sí, como lo oyen, bueno, como lo leen. Un tipo de embutido de la zona. Para mi gusto, áspero y bastante peculiar. Pero, ya se sabe, para gustos... ¡Lengua de vaca!
21.- Las manolas: luto, encaje, mantilla, rosario, peineta, tacones y sacrificio. Al final de la procesión, orgullo, satisfacción y un tremendo dolor de pies.
22.- Lluvia. Menos mal que dura poco.
22.- Pies descalzos portando enormes cruces de madera: los verdaderos penitentes.
23.- El olor a incienso.
24.- Un gin tónic después de la procesión: Lima, limón, naranja, fresa, jengibre, canela, pimienta, grosella, arándano, mil cositas entre cubitos de hielo, tónica y Ginebra. Un ritual que ríete tú de otros rituales.
25.-El peculiar uso de los pronombres: "Me le dejáis a mi", "ponla el abrigo".
26.- San Marcos: ahora, un parador de lujo; hace varios siglos, la cárcel del poeta barroco Quevedo; y, no hace mucho, durante la Guerra Civil española, cárcel, campo de concentración y centro de humillación, tortura y muerte. Una vergüenza para no olvidar.
27.- El Capricho, el templo de la carne de buey y, quizás, la verdadera razón de este viaje -¡para qué engañarnos!-. Disfrutar del gusto meloso de este animal y del ritual del dueño cortándola. (Sí, ya me he dado cuenta, esta es una Semana Santa de rituales) http://www.bodegaelcapricho.com/
28.-Los pavos reales de los jardines de Valladolid: soberbios, majestuosos, altivos, bellos, muy bellos.
29.- Una tregua: la procesión de la catedral Antigua de Valladolid.
30.- La liberación de los presos.
31.- Peñafiel, la cuna del Ribera del Duero, y su castillo, fiel y mudo guardián de sus cepas.
32.- El vino, como me ha dicho una experta en la materia, es materia viva y, como tal, necesita que se respeten sus elementos: reposo, silencio, temperatura y tiempo.
33.- ¿El mejor vino? No el más caro, no el más vendido, no el más premiado. ¿El mejor vino? El que más te guste, el que mejor que te siente.
34.- Más lluvia.
35.- Mis ojos no dan abasto: inabarcables extensiones de tierra, de cielo, de viñedos. "No falta objetivo, sobra horizonte", como diría el simpar Mario.
36.- El Duero. No necesita más comentarios.
37.- Las lecciones de geografía que estudiaba de pequeña, en vivo y en directo: el Pisuerga pasa por Valladolid; el Arlanzón, por Burgos; el Ucero, por Burgo de Osma; el Duero, por Soria, etc., etc., etc.
38.- Protos, Vega Sicilia, Arzuaga, Torres, los mejores caldos, al alcance de mi mano.
39.- Penitentes de caramelo, penitentes de chocolate, penitentes de barro, penitentes de juguete...
40.- El pan. Pan de pueblo, verdadero, sabroso, esencial.
41.- Los soportales de Burgo de Osma (ya vamos de vuelta).
42.- Los huevos de Pascua, de todos los tamaños, en todos los colores, adornados de mil maneras diferentes, decorados con mil motivos distintos.
43.- Uxama, el nombre romano de Osma.
44.- U2, Police, Michael Jackson, Luz, Revolver, Adele, Rolling Stone, Enya y muchos más que hacen más llevaderos y amenos los caminos.
45.- La imponente torre de la catedral de Burgo de Osma.
46.- Otro juego de espejos en la Plaza Mayor de Burgo de Osma.
47.- Castillos, murallas, torres defensivas, torreones, monasterios, iglesias, puentes y más obras arquitectónicas, testigos de toda una historia.
48.- Los ríos, ya desbordados.
49.- Mi compañero de viajes, divertido, ocurrente, curioso, con su cámara siempre a cuesta; mi compañero de viaje, amigo, amante, amado, leal, certero, siempre presente.

 la foto.JPG

Y la última razón: poder decir que yo estuve allí.
¿Acaso no son suficientes para plantearse pasar la Semana Santa del año que viene en estas tierras?